Fracasos que cambian la vida: Fuckupnights

El día de hoy no voy a hablarles mucho de tecnología, quiero hablarles de evento al que tuve oportunidad de asistir en la semana. No se preocupen, les va a interesar el tema; además prometo hablar de tecnología pronto (ya tengo algunas ideas que compartir).

Resulta que me invitaron a un evento denominado  FuckUpNights , ¿lo conocen? Es una iniciativa en la que grupos de empresarios se reúnen para hablar de sus fracasos para que todos aprendamos de las experiencias de otros (claro que habrá los que ni así aprendemos pero esa es otra historia jaja!).

FUN

Compartí el micrófono con dos empresarios de Veracruz, José Manuel Sánchez (@JManuel_SC ) y Aleyda Gatell () , fue realmente divertido escuchar como todos “metemos la pata” algunas veces de formas que no te imaginabas. Si tienen la oportunidad de asistir a un evento de este tipo no se la pierdan, es una muy grata experiencia; les estaré avisando por twitter cuando sea la de Enero en Veracruz o pueden seguir a @Fun_Veracruz  y ahí nos vemos 😉

Fuckup

Mientras ese día llega quiero aprovechar para contarles la experiencia de la que hablé, espero les ayude en algo con las empresas que inicien:

Había una vez… jaja! ok no… Tenia tiempo de querer poner una cafetería, de pronto un día, un amigo me traspasó su negocio y comencé a trabajar en él. KAREKA Coffe & SnackBar

Negocio nuevo=¡emoción nueva!

Kareka

Comencé a comprar cositas, a decorar, arreglar todo para la gran re-apertura…

Todo iba muy bien, llegó un momento en el que estaba lleno cada fin de semana. En ese entonces, tenía un trabajo como docente en varias universidades; mi trabajo me mantenía ocupada toda la tarde, a veces todo el día o tenia que viajar. Llegaba por la noche al negocio que cerraba de madrugada, después tenía que cerrar cuentas y revisar inventario para no quedarnos sin productos. ¡Que cansado! Al otro día, muy temprano me tocaba terminar pendientes de mis clases como calificar, preparar clases y finalmente comprar todo para comenzar el día de KAREKA. Como imaginarán terminaba ¡MUERTA! Honestamente,  no sé cómo le hacía para tener tiempo y energía para todo.

A veces había cuestiones que solucionar, como que los empleados no llegaban o que nos quedábamos sin algún producto a media jornada y había que correr a buscar quien me apoyara cuando estaba en el trabajo.Afortunadamente encontré bastante apoyo en la familia pero no era suficiente…

En fin, llegó el momento en que tuve que tomar la decisión: KAREKA o trabajo fijo, porque además de estar super desgastada físicamente, la cafetería estaba dejando de  generar ganancias. Y era obvio ya que como dejaba de supervisar todos los días, nos quedábamos sin productos. Desafortunadamente tuve tanto miedo de “vivir del negocio”solamente que decidí cerrarlo. 🙁  Vendí lo que pude, algunas cosas me las quedé por si algún día tenía tiempo de ponerla de nuevo y otras tantas las regalé. Sobra mencionar que estaba endeudada con el banco y agotada del ritmo de vida. 🙁

Ahora que lo pienso detenidamente, si hubiera invertido el tiempo que necesitaba la cafetería es probable ahora sería un éxito pero no estuve dispuesta a pagar el precio. Ustedes, ¿están dispuestos a pagar el precio del éxito? ¿están dispuestos a pagar el precio de tener una empresa y mantenerla creciendo? Yo no lo estuve pero aprendí que todo negocio cuesta tiempo, dinero y esfuerzo si es que lo quieres ver crecer. En cuanto al giro del negocio, los negocios de comida son muy demandantes, para tener un bar te tiene que gustar desvelarte y tratar con borrachos imprudentes que nunca faltan jajaja! 😉

Actualmente, doy cursos, asesorías, escribo mi libro, escribo este hermosos blog, desarrollo uno que otro proyecto, y coordino también, además de tener un trabajo fijo. La diferencia ahora es que sé administrar mejor el tiempo y a establecer prioridades al aceptar proyectos; no siempre se pueden tomar todo, ¿cierto? Además de que al ser trabajo de mi área de conocimiento es más fácil calcular los tiempos que me llevará realizar un proyecto y el trabajo en línea facilita mucho las cosas.

En fin, esta fue mi metida de pata, una de tantas jajaja! Se acordarán de mi exceso de confianza en Una mala experiencia freelance … en fin, así pasa cuando te atreves a emprender y seguramente seguirá pasando así que puede que algún día les cuente otros fracasos bastante absurdos jajaja!

Nos leemos muy pronto!

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: